Abogados para divorcio o separación en Huelva

En Ramos Martín-Neble Abogados tenemos la experiencia de muchos divorcios y separaciones realizados y la especialización en derecho de familia para garantizar el mejor servicio.

Permítenos utilizar nuestra experiencia para ayudarte

Abogados de familia especializados en divorcios y separaciones en Huelva

Ramos Martín-Neble Abogados es un despacho experto en Derecho de Familia con más de 15 años de experiencia profesional.

PRECAUCIONES Y CONSEJOS

para las distintas fases por las que puedes estar pasando

PREGUNTAS FRECUENTES

¿qué pasos dar? ¿cuánto cuesta? ¿cuánto dura?

Intentamos resolver conflictos mediante el diálogo y la mediación, pero si la vía amistosa no es posible para conseguir el divorcio o separación de mutuo acuerdo, acudiremos al juzgado para realizar la reclamación y defensa de tus intereses.

Ofrecemos una abogacía cercana y de confianza. Nos sentamos contigo a la misma mesa y hablamos frente a frente. Asesoramos en las situaciones más complicadas, como son las separaciones con hijos, regímenes de visitas, liquidación de sociedad de gananciales.

Divorcio y separación: precauciones y consejos

Te contamos precauciones y consejos para las distintas fases por las que puedes estar pasando.

Por una parte, no es lo mismo unirse como simple pareja de hecho, sin inscripción siquiera en el Registro de Parejas de Hecho, que unirse en matrimonio, puesto que dado el caso, por ejemplo, el tratamiento fiscal en el Impuesto sobre la Declaración de la Renta no es el mismo o, tampoco provoca los mismos derechos en caso de viudedad. Existen más diferencias que debieran en profundidad conocerse.

Por otra parte, el unirse como pareja o familia, en el caso del matrimonio, conlleva importantes efectos económicos. Si no se prevé nada, se aplicará automáticamente el régimen de gananciales. Para que cada uno pueda tener su propio régimen de separación de bienes es necesario que se pacte con anterioridad al matrimonio, puesto que de lo contrario de manera automática la Ley prevé que se aplique el de gananciales.

No obstante, una vez ya iniciado el matrimonio puede modificarse el régimen económico del matrimonio a través de las capitulaciones matrimoniales, que no es más que un pacto, un documento donde se recoge el acuerdo de las partes sobre qué régimen quieren aplicar al matrimonio.

La vida en pareja, unión de hecho o matrimonial, no suele romperse abruptamente en un momento concreto, salvo casos aislados, sino que la mayoría de las veces es un “proceso” relativamente dilatado en el que se piensa y recapacita sobre la decisión a tomar. Sobre todo si hay hijos menores de edad o patrimonios y deudas conjuntas.

Es en ese primer proceso de recapacitación en el que se debe contactar con el abogado y no después. ¿Por qué? Porque muchas de las actuaciones que se lleven a cabo durante ese tiempo van a poder influir en el éxito o no de lo que se pretenda en el acuerdo con la otra parte o en el procedimiento judicial que se inicie. Además, podrá asesorar sobre muchas dudas que ayudarán al acompañamiento de un mejor divorcio.

Asesorarse en esta fase será beneficioso tanto para las medidas personales sobre los hijos menores de edad como para las medidas económicas posteriores.

El divorcio, como hemos dicho, no es un acto, sino un proceso, con un antes, un durante y un después.

El procedimiento judicial sobre divorcio es un procedimiento muy especial y con altas implicaciones personales. Durante el mismo se dan muchas circunstancias, dudas y consultas de ámbito personal que han de tratarse con cercanía, confianza y rapidez, ya que estos procesos conllevan una gran carga emocional. Estar junto al cliente, oírlo, implicarse y acompañarlo durante todo el tiempo es uno de nuestros compromisos.

Cuando la ruptura o divorcio se hace inevitable, intentamos hacer el camino lo más humano y confiable posible.

¿Qué necesitas saber?

El procedimiento de divorcio se termina con el dictado de una Sentencia, donde se recogen las condiciones, medidas y normas que regularán la situación de la familia que queda tras el divorcio.

La vida tras la Sentencia de Divorcio o de Fijación de Medidas de una Unión de Hecho presenta múltiples cambios y situaciones que implican varios grupos de supuestos.

Modificación de medidas

En muchos casos, las circunstancias que existían cuando se dictó la Sentencia Divorcio o de Fijación de Medidas de una Unión de Hecho cambian con el tiempo; cambio de trabajo, menores ingresos, mayoría de edad de hijos, etc…

Estos cambios pueden dar lugar a modificar las medidas fijadas en la Sentencia. Por ejemplo, si se estableció una pensión por alimentos de 300 € porque el cónyuge que debía abonarla trabajaba a jornada completa y, posteriormente le reducen el contrato a media jornada, puede dar lugar a una minoración en el importe de la pensión.

Esta modificación, sin embargo NO es automática, sino que hay que modificar la Sentencia inicial. Esto puede hacerse de mutuo acuerdo entre los ex o, de no haber acuerdo, iniciando un nuevo procedimiento judicial denominado sobre “modificación de medidas”.

Si quieres saber más sobre cómo hacerlo, te lo explicamos aquí. ¿Puedo modificar las medidas del divorcio o separación?

Incumplimiento de sentencias 

En otras muchas ocasiones, tras obtener la Sentencia Divorcio o de Fijación de Medidas de una Unión de Hecho, se genera cierta frustración al no llegar a cumplirse lo que el Juzgado ha ordenado.

Pensiones de alimentos que no se abonan, regímenes de visita que no se permiten o no se cumplen, gastos extraordinarios que no se atienden, etc… son solo algunos de los casos.

Lo anterior, además de las consecuencias económicas, suele generar una merma en estado de ánimo de las personas y una constante preocupación por el cumplimiento de algo que debiera ser de voluntario cumplimiento. Un tenso estado emocional en los progenitores y en los hijos que genera considerables consecuencias personales.

Los anteriores incumplimientos también pueden tener consecuencias para el incumplidor. Por una parte, pueden imponérseles multas coercitivas como sanción mientras esté incumpliendo, como medida de presión. Por otra, puede dar lugar a diferentes medidas como, por ejemplo, la modificación o incluso la suspensión del régimen de visitas.

Para solventar los anteriores supuestos, en nuestro despacho conseguimos  hacerlo de manera amistosa en muchos casos. No obstante, cuando no es posible, hay que iniciar un procedimiento judicial especial denominado Ejecución de Sentencia.

Ejecución de sentencias 

Cuando se han producido Incumplimientos de Sentencia y no es posible resolverlo de forma amistosa a través de un acuerdo, debe iniciarse el procedimiento judicial especial sobre Ejecución de Sentencias.

Este procedimiento judicial se inicia con una Demanda Ejecutiva, donde básicamente se le Informa al Juez sobre los hechos en que consiste el incumplimiento; por acción o inacción, y se solicita al Juzgado que se obligue al cumplimiento al progenitor incumplidor.

Los casos más usuales son los impagos de pensiones de alimentos o de gastos extraordinarios, en donde aportando la documentación bancaria que acredite que no ha ingresado lo que debía, se le solicita al Juzgado que embargue al incumplidor su salario o nómina, sus cuentas bancarias, bienes, etc…

El Juzgado, en un procedimiento relativamente rápido, investiga sobre los bienes y embarga, reteniendo el dinero pendiente y poniéndolo a disposición de quien ha iniciado la demanda.

Cabe decir que estos procedimientos solo puede oponerse la parte incumplidora por muy contados motivos, como sería acreditar el pago. No sería un motivo para oponerse a la ejecución y a los embargos el hecho de haber empeorado su economía o similar, ya que estos motivos solo se pueden alegar en los procedimientos sobre Modificación de Medidas.

Éste es un procedimiento Civil que no debe confundirse con el Procedimiento Penal por Delito de Impago de Pensiones. Este último conlleva consecuencias penales como penas de prisión o multa. Conviene contactar con un abogado especializado en derecho de familia, para que pueda asesorar qué vía judicial es la apropiada para cada circunstancia.

En nuestro despacho damos la solución más viable para conseguir aquello que quiere el cliente.

Liquidación de gananciales

En España, el Régimen Económico Matrimonial automático, por defecto, si nada se pacta antes del matrimonio, es el de Gananciales.

Muy resumidamente y como regla general, en el Régimen de Gananciales, (con excepciones) todo cuanto se genere económicamente durante el matrimonio y mientras se esté en este régimen, en forma de salarios, bienes, derechos o deudas, pertenece a ambos cónyuges al 50%.

Cuando el vínculo matrimonial se extingue, esos bienes, dinero o deudas que hasta entonces pertenecían al 50% a cada cónyuge, hay que liquidarlos y hacer el reparto oportuno. A esto es a lo que se denomina el Procedimiento de Liquidación de Gananciales.

El procedimiento, a grandes rasgos, y siempre que no se pueda resolver de manera amistosa por un acuerdo, se inicia por Demanda Judicial donde se realiza una propuesta para formar el Inventario de los Bienes y Deudas del matrimonio. En una primera comparecencia judicial se forma el Inventario y, tras éste, se realizan la Operaciones Particionales, que no es más que darle un valor a cada bien y proponer al final un posible reparto entre las partes.

A veces no es posible alcanzar un acuerdo para conformar qué bienes son del matrimonio y qué bienes (o deudas) no. Entonces el procedimiento obliga a ir a juicio para que sea el Juez quien dictamine cuáles son los bienes, derechos y deudas que conforman el patrimonio ganancial.

Otras veces, tampoco es posible acordar un valor para cada bien, por lo que hay que nombrar peritos judiciales para que fijen esos valores.

Finalmente, aún habiéndose establecido el patrimonio ganancial en un inventario y su valor, es posible que no se alcance un acuerdo en el reparto. En estos casos hay que nombrar a otro profesional denominado contador-partidor, el cual es quien realizará ese reparto que se impondrá a los litigantes.

Por nuestra experiencia, son procedimientos largos y complejos, que desgastan mucho a las partes. Muy técnicos y con graves consecuencias con un mal asesoramiento. Por ello conviene contactar con un despacho de abogados especializado en esta materia desde antes incluso de iniciarlo.

Reyes Romero
"Gabriel, aparte de ser muy buen abogado -porque lo es, nos lo ha demostrado- es persona. LLegar a un despacho y encontrarte a la persona que es detrás de la mesa fue lo más importante para nosotros. Encontramos en Gabriel a un amigo."
Reyes Romero
Miguel Ángel Ruiz
"Gracias a su trabajo y a que le hice caso en todo momento, logré la guardia y custodia exclusiva de mis hijos. Como persona, Gabriel nunca me ha dicho un no. Supone tranquilidad, seguridad y confianza."
Miguel Ángel Ruiz
Ángel Sánchez
"Me infundó tranquilidad y confianza. A pesar de la dificultad de conseguir una custodia para mí, poco a poco Gabriel fue trabajando y consiguió la custodia exclusiva de mis hijas. Estoy muy contento con el trabajo de Gabriel Ramos y por como es como persona."
Ángel Sánchez
Raquel Centeno
"Gabriel es concienzudo en su trabajo, minucioso con todos los detalles, evitando con eso que queden dudas o lagunas en la vista del juicio. Y con todo esto, creo que lo mejor lo deja para ese día, donde se muestra hábil, perspicaz y agudo en sus argumentaciones y preguntas. Solo tengo palabras de agradecimiento por su apoyo incondicional."
Raquel Centeno
Carolina Nowell
"De los mejores profesionales con los que he tratado asuntos delicados debido a su calidad humana aportando rapidez y soluciones. Muy agradecida siempre."
Carolina Nowell

Divorcio y separación: preguntas frecuentes

PASOS PREPARATORIOS

  1. Lo primero que aconsejamos hacer es someter la decisión de divorciarse o separarse a una seria reflexión.
  2. Una vez tomada la decisión, nuestro consejo es acudir a un abogado experto en divorcios y separaciones, puesto que cualquiera de los actos que se lleven a cabo a partir de ese momento puede resultar perjudicial aun sin saberlo. El abogado especialista podrá aconsejar, dirigir y encauzar esas actuaciones futuras para alcanzar con mayor garantía un divorcio acorde con las expectativas esperadas.
  3. Tras contactar con un profesional, lo siguiente será recopilar toda la documentación necesaria para el divorcio o separación en parejas de hecho o convivientes. Te lo contamos en ¿qué papeles necesito para divorciarme o separarme?.

PASOS  SIGUIENTES

  1. Tras contactar con el abogado y recopilar toda la documentación necesaria, se preparará la Demanda de Divorcio o de Separación de Pareja de Hecho o Conviviente, la cual llevará unida el llamado Convenio Regulador.
  2. La Demanda de Divorcio o Separación puede ser de Mutuo Acuerdo por las partes o Contenciosa. Si es contenciosa, se dará  traslado de la demanda a la otra parte para que conteste por escrito, oponiéndose o allanándose a lo que se pide en la demanda.
  3. Tras la contestación, el Juzgado fijará una fecha y hora para celebrar el Juicio. Una vez acabe el juicio, el procedimiento terminará con una Sentencia.

Los procedimientos judiciales sobre divorcio o separación de parejas de hecho o convivientes son procedimientos complejos y muy especializados. En estos procedimientos se debaten y discuten asuntos de gran importancia; patrimonio común, hijos y sentimientos.

Por ello, aconsejamos ir acompañado de un abogado especializado durante todo el tiempo. Nuestro despacho plantea una o varias reuniones preliminares con los clientes, sin coste alguno, para evaluar la viabilidad de sus pretensiones y estudiar la complejidad del asunto. Emitimos siempre un presupuesto cerrado a medida, que garantizan conocer los honorarios desde el principio y no variarán.

Nuestro objetivo es adaptarnos a las necesidades y circunstancias del cliente, por ello, ofrecemos a cada caso concreto las facilidades de pago necesarias para que el coste no sea un obstáculo para que trabajemos juntos.

Los procedimientos de divorcio o de separación de parejas de hecho o convivientes tienen una duración muy variable, la cual depende de varios factores.

En primer lugar, va a depender del tiempo previo de negociación antes del mismo.

Otro condicionante va a ser el tiempo medio del Juzgado donde se enjuicie el asunto. Cada Juzgado tiene una carga y un ritmo de trabajo distinto.

También depende si el procedimiento se hace de mutuo acuerdo o de manera contenciosa. Si ambas partes presentan la demanda de divorcio en el Juzgado de mutuo acuerdo, será mucho más rápido que agotar discutiendo hasta el final del procedimiento.

La manera más rápida es el divorcio notarial, aunque ésta es una vía que sólo se puede llevar a cabo cuando se dan los siguientes determinados requisitos:

  1. Que el divorcio sea de mutuo acuerdo
  2. Que hayan transcurrido más de 3 meses casados
  3. Que no existan hijos menores de edad o con capacidad modificada judicialmente

Tras contactar con un profesional, lo siguiente será recopilar toda la documentación necesaria para el divorcio o separación. También para las parejas de hecho o convivientes. A continuación te relacionamos la documentación básica sólo para iniciar los trámites aunque, dependiendo de casa caso, habrá que complementarlo con otros documentos. Si tienes cualquier duda sobre qué documentos son necesarios en tu caso, consúltanos pulsando aquí.

  • Certificación Literal de Matrimonio Se solicita en el Registro Civil y puedes hacerlo online pulsando aquí.
  • Certificado de Inscripción de Pareja de Hecho Se solicita en el Registro Parejas de Hecho de tu Comunidad Autónoma. En Andalucía, puedes solicitarlo online pulsando aquí.
  • Certificación Literal de Nacimiento, en el caso de haber hijos comunes Se solicita en el Registro Civil y puedes hacerlo online pulsando aquí.
  • Certificado de Empadronamiento A veces es necesario este documento. Se solicita en el Ayuntamiento del lugar de residencia.
  • Información económica Declaración de renta y/o nóminas, de ser trabajador por cuenta ajena o declaración de renta, declaraciones trimestrales de actividad (IRPF e IVA) en caso de ser autónomo.
  • Poder para pleitos En los procedimientos judiciales sobre divorcio o separación en parejas de hecho o convivientes son necesarios 2 profesionales; el abogado y el procurador. Para que puedan intervenir se necesita el poder para pleitos, que es un documento donde se otorga la autorización o representación a estos profesionales para que defiendan o representen en juicio. El poder puede hacerse en la Notaría o en el Juzgado.
  • El Convenio Regulador Es el documento en el que los partes de la pareja acuerdan las consecuencias personales y patrimoniales de la separación o divorcio y las normas que regularán su relación en el futuro. Este documento va a ser redactado y revisado por el abogado, por lo que no es un documento que deba aportar el cliente.

El divorcio de mutuo acuerdo puede llevarse a cabo por distintas vías y en distintos momentos.

En primer lugar hay que distinguir entre el divorcio de mutuo acuerdo notarial y el judicial.

La manera más rápida es el divorcio notarial,  aunque ésta es una vía que sólo se puede llevar a cabo cuando se dan los siguientes determinados requisitos:

  1. Que el divorcio sea de mutuo acuerdo
  2. Que hayan transcurrido más de 3 meses casados
  3. Que no existan hijos menores de edad o con capacidad modificada judicialmente

El divorcio judicial de mutuo acuerdo es aquel en el que ambas partes presentan la demanda de divorcio con un convenio regulador pactado en el Juzgado. Es más lento que el divorcio notarial, pero será obligado hacerlo judicialmente si no se dan los requisitos necesarios para aquel.

El punto clave del divorcio de mutuo acuerdo, para ambos casos, es el Convenio Regulador pactado. Éste será el documento (notarial o judicial) que recoja las consecuencias de la ruptura, a nivel patrimonial y a nivel personal, y que regule la relación de esa pareja de cara al futuro. Ello en relación a los bienes y deudas comunes, por ejemplo, o en relación a los hijos comunes.

Por último, anotar que cuando un procedimiento judicial de divorcio se inicia de manera contenciosa (sin acuerdo) siempre puede reconducirse a mutuo acuerdo en cualquier fase del procedimiento, incluido el mismo día de la celebración del juicio.

Contacto
Puedes llamarnos al 959 411 275 o enviarnos tu consulta:

Responsable del tratamiento: Ramos & Martin-Neble, Abogados. Finalidad: Gestión y respuesta a solicitudes y comunicaciones comerciales. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, solicitar la portabilidad de los mismos, oponerse al tratamiento, solicitar la limitación de éste y retirar el consentimiento.

Abrir chat
1
Hola. Si quieres, puedes consultarnos utilizando whatsapp.